ARTÍCULOS
VIAJAR EN MOTO EDELWEISS
Regresar
Fuente: BOXER MOTORS
VIAJAR EN MOTO : MI EXPERIENCIA EDELWEISS

A petición de mis clientes se decidió que el punto de partida para este increíble Moto Tour a medida o “Custom made” sería Munich, Alemania, por diversas razones. La primera es que esa ciudad alberga el museo, el mundo (BMW WELT) y las oficinas corporativas de BMW nuestra amada marca bavara. La segunda es excelente ubicación como puerta de acceso a los Alpes y a escasos 100 kilómetros de las oficinas centrales de Edelweiss en Mieming, Austria.

El punto de encuentro fue un hotel, en el famoso “Olympiapark”, complejo diseñado y construido para las olimpiadas de 1972, que esa ciudad albergó. El hotel Four Points ubicado en una de las torres que hospedaron a los atletas fue a donde uno a uno llegamos todos los participantes.

Yo estaba muy emocionado de poder conocer a todos y cada uno de ellos, con quienes sólo había sostenido conversaciones telefónicas e intercambio de correos, así como de poder empezar a vivir la experiencia de un Moto Tour de Edelweiss.

A las 5 de la tarde nos reunimos en el estacionamiento del hotel donde se llevó a cabo recepción de las motos, todas de modelos reciente, seminuevas y en perfecto estado. Cada una tenia una etiqueta con el nombre de su conductor, un detalle de personalización muy agradable que se complemento con una estampa en el windshield del Moto Club “Halcones de Monterrey” nuestros importantes clientes. Nos entregaron los documentos y llaves de las motos, asi como el kit de primeros auxilios obligatorio de llevar a bordo para rodar allá.

Posteriormente y en uno de los salones del hotel tuvimos nuestra primera junta de pilotos, ahí Marcus HellRigl, Director de Operaciones, quien con una atención excelente, fue especialmente a dar la bienvenida a nuestro grupo, comenzó a explicarnos lo que tenían preparado para nosotros, un recorrido magnífico de 14 días viajando por Alemania, Italia y Austria y de paso breve por Suiza y Liestchentien

Una vez terminada la junta, cada uno comenzó los preparativos en su respectiva moto, preparando su equipo, algunos instalando sus cámaras de acción, pues el recorrido nos ofrecería caminos sinuosos y vistas espectaculares, perfectos para ser captados con esas cámaras, entre otros preparativos. Por la noche todo el grupo compartimos la primer cena felices y entusiasmados que al día siguiente comenzaría nuestra increíble aventura.

Después de un desayuno muy completo nos reunimos para la segunda junta de pilotos en donde revisamos información como señales de tráfico europeas, y donde se nos proporcionaron consejos importantes de conducción. Se establecieron políticas de como rodaríamos en pelotón propuestas por Edelweiss y sobre todo por los propios de los integrantes del Moto Club Halcones, que con un alto nivel y grado de organización son sin duda uno de los clubes oficiales BMW más sólido de nuestro país. Aproveche la ocasión para dar las gracias de darnos la oportunidad de poder servirles y les hice entrega de un pequeño obsequio en nombre de Boxer Road Adventure, agencia representante de Edelweiss para México y América Latina.

Poco después ya equipados, nos hicimos la 1era foto grupal y reunidos todos los pilotos en un círculo, Don Carlos Gonzalez, pilar del Moto Club, pidió en voz alta que fuera una experiencia increíble, libre de accidentes y exhortándonos a rodar de manera segura y responsable, para luego hacernos la primera foto grupal.

Este primer día no ofrecía muchos kilómetros por delante, pero sin duda fue emocionante pues comenzábamos a rodar en Europa, cuya avanzada educación vial y perfectos caminos ofrecen condiciones de manejo muy placenteras y seguras. Hay un gran respeto y cultura donde conviven bicicletas, motocicletas y autos.

Conducimos hacia las afueras de Munich con destino a la Autobahn, rodando las 18 motos juntas, grupo que más adelante y para el resto del viaje se dividía en dos grupos de 9, incluyendo el guía, pues resulta más fácil y seguro rodar en un grupo más pequeño.

La camioneta de apoyo nos seguía, cargada con la moto de repuesto, así como el equipaje, el cual cada mañana, entregaríamos en la recepción y para ser transportado hacia nuestra habitación del siguiente hotel.

Contar con un vehículo de apoyo fue muy importante pues ante cualquier eventualidad, hay comunicación permanente entre los guias en las motos y el conductor de la van, tendiendo una red de seguridad, sin duda un servicio y ventaja muy importante cuando no se conoce la región y los caminos, brindan un buen respaldo.

Ya dividido el grupo comenzamos a rodar por caminos secundarios de suaves colinas y paisajes preciosos, no había pasado una hora a bordo de la moto y yo ya estaba boquiabierto por la perfección de los caminos y los paisajes.

Rodamos con rumbo a Seefeld, donde llegamos a un excelente hotel, como todos los demás en los que nos hospedaríamos durante el recorrido, pero con la sorpresa y el gustó de ser recibidos por Karin Gritsch y Anna Hertwig del área de mercadotecnia y atención a clientes respectivamente y con quiénes había estado trabajando arduamente para que ese momento fuera realidad.

Después de un baño y ya en el restaurant del hotel con vista a las bellas montañas de Sud Tirol que anuncian los imponentes Alpes, nuestra segunda tarde de convivencia fue como todas muy agradable, conviviendo todo el grupo, compartiendo los detalles y anécdotas del dia junto a Guido de Lorenzo y Christian Thaler, nuestros excelentes y amables guias quienes nos navegarían y compartirían de su experiencia y conocimiento de la región los próximos días.

Alrededor de las 8 de la noche se sirvió la cena, la cual estaba anunciada en un menú personalizado
con el logo de Edelweiss, un detalle mas que denota el cuidado de ellos con las cosas. La magnífica cena, de varios tiempos, nos dejo completamente satisfechos y hubo unas emotivas palabras por parte de Marcus y un brindis por nuestro primer día rodando.

El día siguiente nos llevaría a un lugar muy especial y el cual yo ansiaba conocer, las oficinas centrales y garaje de Edelweiss, ubicadas en Mieming donde se preparan, planean y organizan mas de 70 Moto Tours a nivel mundial, coordinando a muchos colaboradores, empresas hoteles servicios etc., todos parte de una compleja maquinaria que ofrece los mejores y mas completos Moto Tours a nivel mundial.

Ahí fuimos recibidos ni más ni menos que por el fundador y dueño de Edelweiss el señor Werner Wachter, quién junto con todo el resto del equipo se mostraron amables y felices de recibir a un amplio grupo de mexicanos, algunos de ellos clientes de hace años de la firma. Todo era de primer nivel como compartir con el equipo local de Edelweiss.

Este momento fue especialmente importante y emotivo para mi pues tenemos un fuerte vínculo de trabajo y estar ahí saludando a mis colegas fue un sueño hecho realidad.

Estuvimos también en el garaje donde se ponen a punto las motos y se tienen todos los accesorios necesarios para personalizar las motos de acuerdo a las solicitudes y especificaciones de los clientes como asientos bajos o altos, maletas, etcétera.

Todos reunidos y en mi calidad de representante de Boxer Road Adventure entregue al Sr Wachter, una placa conmemorativa en metal que quedaría instalada en un muro, como reconocimiento a la excelente relación comercial y amistad entre nuestras empresas, basadas en los valores de ética, altos estándares de calidad, un dedicado y esmerado servicio, comunicación permanente e innovación, promoviendo el Moto Turismo y apostando por el crecimiento y fortalecimiento constante de dicha relación.

Poco después nos despedimos entre abrazos y aplausos y continuamos la marcha hacia Galtur, donde pernoctaríamos aquella noche cerrando el tercer dia de viaje.

Los siguientes días continuó el recorrido adentrándonos mas en los Alpes y sus caminos zigzagueantes, por rutas “secretas” especialmente
planeadas, que cargadas a los navegadores de los guías incluían paradas para conocer los atractivos de cada región, como castillos, lagos, sitios históricos , miradores con vistas espectaculares o simplemente un “coffee stop” en pintorescos pueblos.

Normalmente rodábamos de las 9 am a las 6 pm, es decir prácticamente todo el día llegando al hotel a buena hora para ducharnos, pasear un poco en la ciudad o pueblo donde estuviéramos y cenar delicioso con una copa de vino local.

Ya en territorio italiano visitamos Livigno, Merano y Verona donde llego el día de descanso justo a la mitad del tour. Aunque las distancias recorridas diariamente no eran tan largas, lo técnico de los caminos requiere que cada piloto este completamente concentrado, disfrutando de las vistas y paisajes increíbles por lo que comenzaba a haber un poco de cansancio acumulado.

Ese día dejamos las motos estacionadas y a bordo de un pequeño autobús, nos condujeron hasta Módena para visitar los museos de dos las marcas mas prestigiosas de vehículos en el mundo: primero la de Ferrari en Maranello, donde tuvimos una visita guiada previamente concertada y con guía en español, y posteriormente a unos
cuanto kilómetros el museo Ducati donde también visitamos la fábrica, que no es tan fácil de ver, pero que con la experiencia y contacto de Edelweiss estaba todo perfectamente organizado para nosotros, bajo el concepto “llave en mano”.


Ese fue un día increíble con mucha convivencia, que enriqueció el recorrido pues además del placer y adrenalina de conducir esos caminos, en mi opinión, parte fundamental de todo viaje y que lo enriquece es la parte cultural y de aprendizaje.

Retomamos el recorrido rodando rumbo a San Martino de Castrozza, un exclusivo resort de ski, al pie de los míticos Dolomitas, que son parte de los Alpes y cuya característica son los minerales y materiales pétreos que los componen y que le da tonos muy particulares con vistas y texturas maravillosas en caminos igualmente de imponentes, pero distintos al resto de los Alpes.

Es importante mencionar que el clima de principio de septiembre fue especialmente bueno y gozamos de días soleados y con temperatura moderada prácticamente todo el viaje, únicamente con una lluvia y neblina muy intensa al subir a “Passo di Stelvio”, y que le puso sal y pimienta a la
conducción de unos de los pasos de montaña mas técnicos, famosos e increíbles de todo Europa, que se sumo a otros como Silvretta y Hochalpenstrasse donde también tuvimos oportunidad de rodar.

De vuelta en territorio Austriaco nuestro itinerario nos llevo a Kals am Grossglockner donde nos hospedamos en un resort de montaña espectacular de diseño vanguardista donde hicimos base para ir en búsqueda de la cima mas elevada de Austria y su glaciar del mismo nombre, el cual desafortunadamente ha retrocedido en los últimos 100 años a causa de calentamiento global.

Luego visitamos Kaprun, Gmunden y la histórica Salzburgo, una ciudad rica en historia, cuna del famoso compositor Mozart, donde disfrutamos de una deliciosa cena en el restaurante mas antiguo de toda Europa, el St Peter Stiftskeller fundado en el año 803 en pleno alto medievo y hospedados en un antiguo hotel con vista espectacular al lago de aquella hermosa ciudad.

Ya en el penúltimo día emprenderíamos el regreso a Munich, ultimo punto del recorrido, no sin antes pasar por el “Hangar 7” que alberga una colección de autos, aviones helicópteros y otros juguetes caros para niños grandes propiedad de la firma Red Bull.


Compartir  Compartir en Facebook Compartir en Twitter

OTROS ARTÍCULOS:



A LOS HUMANOS NOS GUSTAN LOS RETOS CADA VÉZ MÁS DIFÍCILES



GLAUCO RIVERA: LAS MOTOS BMW Y EL ARTE



GERARDO SEELIGER 3 VUELTAS AL MUNDO EN MOTO



VIAJAR EN MOTO EDELWEISS



GERARDO DEL VILLAR: FOTÓGRAFO MEXICANO AL EXTREMO



 
Alianzas Dollar        Fusion Tables (TM)         Boxer Road Adventure         Edelweiss        Carpyen - Iluminación
Copyright © 2017 Boxer Motors   |   Aviso de Privacidad   |   Todos los derechos reservados