NOTICIAS INTERNACIONALES
Éxito de participación en la cuarta edición del PuntApunta, la más numerosa y exigente.
Regresar
Junio 19, 2017
Fuente: Redacción Boxer Motors
Ya hemos finalizado la cuarta edición del puntApunta 2017, que ha sido la más intensa de todas las ediciones, con un total de 750 motocicletas inscritas, 856 participantes y un staff de más de 25 personas en movimiento.

El 17 de mayo, Santander nos recibió con una intensa y persistente lluvia que daba malos augurios, en lo que a meteorología se refiere, para la primera etapa. Las verificaciones persónales fueron rápidas, si bien las verificaciones de las motocicletas se aceleraron en algunos momentos para evitar que sufrieran las inclemencias del tiempo. Este año se decidió dar los road book a todos, junto con los tickets de los picnic, el primer día, para así evitar colas a las llegadas de cada etapa.

A las 20:30 horas se dio inicio al briefing general del evento con presencia del director de BMW Motorrad España, Alexander Von Scheidt, patrocinadores y autoridades del municipio de Santander, firmando en el ‘Libro del Viajero’ que año tras año nos acompaña. Posteriormente, desde el staff se dieron las pautas técnicas del evento y los diferentes recordatorios de seguridad del mismo.

PRIMERA ETAPA: SANTANDER-LA LASTRILLA

El 18 de mayo, a las 07:30 horas, se dio inicio a la salida, según el dorsal de cada participante, y regulada por horarios y bajo un fuerte aguacero. A los pocos metros del inicio del puntApunta, la playa del Sardinero sería el punto de recogida del agua del mar Cantábrico que les acompañaría a los participantes desde Santander hasta Estepona, ciudad final de esta cuarta edición, depositándola en el Mediterráneo.

Tras esta parada, pusimos rumbo al primer sello del puntApunta, la concesión de BMW Motorrad, Grunblau, en Santander, donde nos atendieron y entregaron el ‘welcome pack’ como obsequio.

Poco a poco iniciamos la ruta y empezamos bordeando el Cantábrico con unas impresionantes vistas costeras de las playas que pronto abandonaríamos para iniciar la subida a la sierra del Escudo de Cabuérniga, donde el complejo de la Cueva del Soplao nos acogería y daría el primer picnic del evento, un cocido montañés que alimentaria cuerpo y espíritu. Ya habíamos hecho algunos tramos de curvas con buen firme y sería una de las tónicas de esta cuarta edición.

Curva tras curva, entramos en el Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre, brindándonos unas vistas y paisajes increíbles que muchos participantes no pudieron dejar de inmortalizar con sus cámaras. Tras salir del parque natural, ya se intuía que entraríamos en una zona con largas rectas que nos acercarían a nuestro final de etapa y nos ayudarían a descansar de los anteriores tramos serpenteantes. Se llegó al primer tramo de carretera no asfaltada y con las lluvias de la noche anterior la precaución y la baja velocidad era lo recomendado.

Bordeamos ligeramente Valladolid para tomar rumbo a Iscar, segundo control de paso de la jornada, situado en el parque de la Ermita de Cristo Rey, donde los pinares nos daban la entrada a esta gran tierra de pinos y arenales. Tras el sellado, llegó otro tramo de camino sin asfaltar, que hicieron bajar la velocidad y afrontar una de las peculiaridades del puntApunta: siempre hay algún tramo sin asfaltar, pero todos ellos transitables para las motocicletas.

Ya habíamos pasado una buena colección de castillos que adornaban la ruta y en el tramo de pista cerca de Carbonero, pudimos disfrutar de una de las pocas ganaderías de bueyes que hay en la península Ibérica. Entramos por el norte de la localidad de La lastrilla (Segovia) y nos acercamos al parque cerrado situado en el Hotel Puerta de Segovia, que, tras el recibimiento ofrecido por el alcalde y concejales de la localidad y el briefing del staff, nos dispusimos a celebrar una cena típica segoviana con más de 400 participantes y staff.

Segunda etapa: La Lastrilla (Segovia)-Ciudad Real

Los primeros dorsales salían a las 07:30 horas, horario que durante todo el evento se siguió escrupulosamente. Mantener cuatro días a cerca de 900 personas en movimiento, no es fácil sin un orden y sin la ayuda de todos los inscritos, que año tras año colaboran y ayudan al staff, haciendo que seamos una gran familia.

La ruta hacía bordear la fabulosa Segovia con una visión diferente y enseñándonos que no solo está el famoso Acueducto, hay muchas más cosas que ver y disfrutar. Posteriormente, empezamos unas rectas que ya suponíamos acabarían enseguida y así fue. Las estribaciones de la Sierra de Gredos, nos acercaría, sobre una buena serie de curvas, a la localidad de Segurilla, población que nos abrió sus puertas y donde se ofreció el segundo picnic del puntApunta. En esta ocasión, unas buenas alubias de la región hicieron las veces de almuerzo antes de afrontar lo que algunos veteranos ya sabían que llegaría, la famosa pista que unía las localidades de Mejorada y Velada.

Después de este tramo nos tocaba bailar con la más fea, que no era otra que un largo tramo de asfalto muy roto que puso a prueba a motocicletas y participantes. Posteriormente, pusimos rumbo al Parque Nacional de Cabañeros, donde debido al estado del asfalto se habían dado dos opciones. La larga, con un recorrido por el Parque Nacional de Cabañeros o un recorte de kilometraje que juntaría las dos rutas en la localidad de Horcajo de los Montes. En este punto habíamos dispuesto el repostaje y sellado, notándose que ya estábamos cerca de Ciudad Real. El siguiente tramo fue rápido y nos situó de entrada a la Puerta de Toledo de la capital ciudadrealense, que nos acogería en este final de etapa. Se usaron tres plazas para poder albergar a todo el

evento. Más pareció un asalto a la ciudad, ya que la incesante entrada y salida de motocicletas era un espectáculo que hizo acercarse a cientos de personas para disfrutar de nuestras motocicletas y del ambiente festivo que se respiraba.

El parque cerrado se dispuso en la plaza Mayor de Ciudad Real, donde sus autoridades, con la alcaldesa al frente, Pilar Zamora, dieron la bienvenida a los participantes. Tras ésta y la puesta del ‘pañuelo de hierbas’, se inició el consiguiente briefing que desgranaba y daba las instrucciones para afrontar la tercera y última etapa, dándose por concluido el segundo día.

Tercera etapa: Ciudad Real-Estepona

La plaza Mayor nos daba cobijo para la salida y aunque eran las 07:30 horas, se notaba en el ambiente que pasaríamos una jornada calurosa, y así fue. Como las salidas habían sido rápidas y precisas, el staff propuso que los participantes pudieran adelantar la salida en 30 minutos, hecho que se agradeció por parte de los últimos en iniciar la etapa, ya que ese día tocaba ‘faena’.

Alcanzábamos localidades como Pozoblanco y seguíamos rodando cerca del Parque Natural Sierra de Cardeña y Montoro, pero ya el calor se iba notando y nos acercábamos a Cordoba. Localidad donde se estableció un servicio especial de mecánica y sellado de la mano de la concesión de BMW Motorrad, Todomoto Córdoba, a la vez que se organizó el tercer y último picnic del puntApunta, donde el salmorejo cordobés o la paella nos hicieron un poco más agradable la parada con el calor que reinaba y que alcanzaría su pico máximo en Écija; estaba claro que haría calor y así fue.

Pasábamos las llanuras que bordean Ecija, lugar que se distingue por sus numerosos campanarios, para posteriormente atacar las Cordilleras Béticas, que nos dio la posibilidad de entrar de lleno a Setenil de las Bodegas y poder, gracias a su Ayuntamiento, recorrer las callejuelas de la ciudad, para de este modo disfrutar de lo bonito del pueblo y pasar bajo sus montañas de roca, que a buen seguro hará que muchos de los participantes volverán algún día a recorrerlas más tranquilamente.

Ronda ya lo notábamos cerca y el segundo control de paso del día se estableció en las dos opciones que se dio de ruta, una que atravesaría la espectacular ciudad y su paso por el Puente Nuevo, con sus increíbles vistas, y la segunda para los más aventureros que les hacía tener una visión diferente de la localidad viendo Ronda desde abajo con sus impresionantes ojos del Puente Nuevo.

Ya se intuía que estábamos cerca de nuestro final de ruta, sabíamos que Estepona estaba cerca, pero como en la pasada edición el staff nos aguardaba con un recital de curvas, que nos hacía deleitarnos en ir trazando innumerables giros, a cuál más revirado, y metidos de lleno en la sierra con sus arboledas. Las fuerzas ya estaban justas y es que más de 1.500 kilómetros de ruta en tres días y con navegación con road book, no es fácil. Más si cabe, cuando pensábamos que ya veríamos el mar, la ruta nos sorprendía con otra montaña que teníamos que recorrer, para de repente aparecer el Mediterráneo ante nosotros y la localidad de Estepona a nuestros pies.

Desde el Ayuntamiento se había dispuesto que pudiéramos tener una parada privilegiada en la avenida de España, frente al mar y poder así verter el agua que habíamos recogido en el Cantábrico, viviendo otro de los momentos especiales del puntApunta. Tras el ritual de botar el agua, sólo quedaba alcanzar el parque cerrado que se situó en el recinto ferial de Estepona, pues hay pocos espacios que dispongan de sitio para las 750 motocicletas, vehículos de organización y cerca de 900 aventureros.

Con la llegada y el sellado de la última casilla, se comprobaba que se había efectuado todos los sellados en los diferentes ‘Controles de Paso’, obteniendo así el tan ansiado Finisher. Momento que se vive por muchos con una gran alegría y con algunas lágrimas que hace de este momento uno de los más especiales del puntApunta.

Mención especial a esos cerca de cien inscritos que hicieron de copilotos durante los más de 1.500 kilómetros y a ese grupo de mujeres que pilotaban sus motocicletas, ya que como se venía avisando, esta edición del puntApunta 2017 sería una de las más duras de sus cuatro ediciones, como así fue. Agradecer a todos y cada uno de los asistentes vuestro comportamiento y el volver a conseguir un ‘cero’ en accidentes serios, demostrando que con el uso responsable de la motocicleta no aumentamos la siniestralidad en nuestra pasión, el disfrutar de la motocicleta.

Para acabar el evento, se ofreció un cóctel a los asistentes y el sorteo de regalos, no sin antes escuchar con regocijo la bienvenida a la localidad por parte del Ayuntamiento de Estepona.

De la mano del Director de BMW Motorrad España, todavía nos aguardaba una espléndida noticia y allí mismo se emitió en primicia el spot de un nuevo evento que nace, un puntApunta con ‘Espíritu GS’ y que transcurrirá en octubre en Marruecos. Sera un nuevo puntApunta más aventurero, con más días y con ganas de que lo descubras y disfrutes.
Compartir  Compartir en Facebook Compartir en Twitter

OTRAS NOTICIAS:



El evento de motos clásicas de BMW se acerca.



Team SA listo para el concurso de motos de Mongolia BMW 2018.



ERIN CUMMINS.



ALEXANDRA COOPER.



La IX Asamblea Latinoamericana BMW Clubs.



 
Alianzas Dollar        Fusion Tables (TM)         Boxer Road Adventure         Edelweiss        Carpyen - Iluminación
Copyright © 2017 Boxer Motors   |   Aviso de Privacidad   |   Todos los derechos reservados