A sus 50 años Mikel Silvestre conduce lento y sin prisa. Lo hace para mirar, aprender y contar. Para mezclarse con la gente, un escritor que viaja en moto para emocionarse por que para él es el mejor balcón a la realidad que conoce.

Así como lo hizo en su visita a México en 2014, como parte de su vuelta al mundo denominada “La Ruta de los Exploradores”.

“Yo lo único que sé seguro es que le mundo está lleno de fronteras y que tengo manía de querer cruzarlas para ver qué hay del otro lado”

Si quieres conocer más sobre su visita a México descarga nuestra Revista No. 28