El nombre de Adrienne Koleszar se ha hizo popular por una curiosa razón, se ha visto obligada a elegir entre dos profesiones. Conocida por ser la policía más guapa de Alemania”, esta agente de la ley se ha convertido en toda una influenceren redes sociales. Pero sus superiores no estaban de acuerdo con el hecho de que compaginara ambas carreras con lo que le dieron un ultimátum para que escogiese.

A sus 34 años, Adrienne Koleszar se ha hecho popular de una forma poco usual, a través de Instagram. La agente de policía cuenta con más de 600.000 seguidores y, dado al éxito de sus publicaciones, Adrienne siguió posteando fotos hasta que sus jefes de la policía le dieron un toque de atención.

Los responsables del departamento de policía de Dresden, donde trabaja, no veían con buenos ojos que una de sus agentes tuviese una vida paralela como influencer y por eso le dieron un ultimátum; o su carrera en redes sociales o su labor como agente de la ley.

Adrienne, sin saber muy bien qué hacer, tomó la decisión más acertada, pedir seis meses de retiro para sopesar las opciones.