El pasado 30 de julio se llevó acabo la Segunda Rodada de Interclubes a Zitácuaro Michoacán, México, organizada por BMW Moto Club GS México AC. Esta segunda rodada se realizó en respuesta a una iniciativa generada por la mesa directiva del BMW Motoclubes México AC, el cual es la Asociación Nacional de Clubs Oficiales BMW.

Como parte de esta idea, se acordó que cada 2 o 3 meses un club oficial deberá organizar una rodada o un evento de convivencia al que puedan llegar todos los clubes para disfrutar una serie de actividades integradoras.

En esta ocasión nos tocó al BMW Moto Club GS de la Ciudad de México ser los encargados de coordinar todo el evento, lo cual definitivamente fue un honor, ya que en el marco de esta segunda rodada tendría lugar un importante acontecimiento.

Se llevó acabo el cambio de mano del manubrio, símbolo de unidad de esta asociación. Este evento consiste en la entrega del manubrio al siguiente Moto Club, quien debe de conservarlo hasta que nuevamente se transfiera al siguiente Moto Club.

Este símbolo, considerado una especie de estafeta dentro de la asociación, está elaborado sobre un manubrio de una motocicleta BMW 1200 GS, al cual se adhieren las calcomanías de los distintos Moto Clubs que han sido seleccionados para tenerlo en su poder y resguardarlo hasta el siguiente paso de mando.

El BMW Moto Club GS es un club considerado como nuevo, ya que apenas cuenta con 3 años desde su inicio.

Por ello nunca habíamos tenido la fortuna de tener bajo nuestra coordinación un evento propio para ofrecer a los compañeros de la comunidad y esta fue la oportunidad perfecta para poder abrir las puertas a todos y ser los anfitriones de un magnifico evento.

Estratégicamente elegimos Zitácuaro, Michoacán por muchas razones. La primera y más importante de todas es la ubicación geográfica, ya que facilitaría la llegada de varios clubes de distintas partes de la República Mexicana.

Esto permitió que hubiera una importante afluencia de personas y que ese día fuera un evento gratificante y exitoso por la convivencia de todos.

Decidimos también que se realizara en un lugar que fuera ideal para tener los recursos y herramientas necesarias para poder ofrecer el mejor servicio, que incluía la recepción a todos los motociclistas, el resguardo de sus motocicletas en áreas seguras, poder tener a todos reunidos en espacios amplios y cómodos, así como un lugar destinado a la exibición de nuestros patrocinadores donde pudieran mostrar sus productos y realizar la compra venta de todos los artículos y servicios que ofrecen.

Los participantes fueron recibidos con un kit de regalos y detalles aportados por nuestros amigos y patrocinadores.

Otro aspecto fundamental que debíamos considerar para esta convivencia, era el desayuno que degustaríamos entre todos. Por ello escogimos el hotel restaurant Rancho San Cayetano, frecuentemente concurrido por todos los motociclistas que buscan disfrutar de las carreteras que ofrece Michoacán.

El hotel es un espacio muy bonito con cuidados excepcionales, cuenta con amplios jardines rodeados por abundante vegetación que se vuelven el marco ideal para disfrutar de la convivencia entre amigos y la comida de excelente calidad.

Inicialmente considerábamos que el lugar podría resultar pequeño para el evento, por lo que fue necesario visitarlo en dos ocasiones para hacer un preciso scouting.

Ernesto Bachtold fue nuestro encargado de realizar las negociaciones necesarias con el representante del hotel y comunicarle que contemplábamos una gran asistencia, que originalmente era alrededor de 70 motocicletas y podrían representar entre 85 o 90 personas. Conforme la planeación del evento avanzó, fuimos afortunados al darnos cuenta que contamos con muchos amigos en esta comunidad y el número de personas que asistirían fue aumentando progresivamente, hasta llegar a 130 participantes que tuvieron la oportunidad de desayunar, convivir y compartir durante varias horas.

Durante el evento tuvimos una serie de rifas en las cuales todos nuestros patrocinadores hicieron la gran labor de obsequiar diferentes elementos de sus marcas, todos muy útiles para las actividades que nos gusta desarrollar en nuestras vidas.

Dentro de los obsequios tuvimos equipo de motociclismo, algunos accesorios, refacciones útiles para nuestras motocicletas, revistas, libros como “360 Grados”, y equipos de seguridad, entre otros.

El resultado fue que la comunidad que asistió disfrutó de grandes momentos, estando siempre muy agasajada tanto por el club anfitrión como por el lugar, por lo cual consideramos que la rodada ha sido todo un éxito, no solo por ser el primer evento del BMW Moto Club GS, sino porque como comunidad nos hemos demostrando que tenemos muchas cosas afines y la importancia de reunirnos lo más posible, que estamos muy bien organizados, y que contamos con el apoyo de los patrocinadores con quienes tenemos fuertes lazos de amistad que se han ido generando durante tantos años, aunque desafortunadamente hasta el momento hayamos tenido pocas oportunidades para convivir de esta manera.

Esta iniciativa del nacional nos permite la posibilidad de estar en contacto entre clubes varias veces a lo largo del año.

Por ello, el BMW Moto Club GS ha solicitado a la Asociación Nacional que nos asigne una fecha durante el mes de julio, cada año, para preparar un evento en el que podamos recibir y atender a los amigos de los clubes hermanos.