Las motocicletas BMW tradicionalmente se han caracterizado por ser una gran inspiración, pero sobre todo, una buena base para muchos artistas de la customización, quienes ayudan a los usuarios a conseguir las motos de sus sueños.

Con el lanzamiento de la nueva BMW R18, el fabricante alemán ha tomado la opción de llevar la personalización de su nuevo crucero personalizado R18 al siguiente nivel desde la misma agencia, tratando de satisfacer el gusto de sus exigentes usuarios y ayudándoles a canalizar a buen puerto toda la inversión en personalización desde el inicio.

BMW Motorrad siempre ha sabido cómo ofrecer a los propietarios la opción de especificar su motocicleta para elegir cómo lucir, pero las nuevas opciones R18 desde el lanzamiento están en otro nivel, con lo que parece ser sólo unas pocas de las diversas opciones que se ofrecerá para la nueva motocicleta personalizada.

La R18 se ha construido para competir en el segmento americano de las cruiser, con un excelente motor boxer de 1800cc, que combina nuevas tecnologías como modos de conducción e iluminación LED con ingeniería de la vieja escuela, como refrigeración por aire / aceite y tecnología OHV. Pero la selección de accesorios disponibles es definitivamente lo que la hacen sobresalir: diferentes tipos de manillares, asientos, escapes, piezas mecánicas, ruedas delanteras y traseras, cajas del velocímetro, abrazaderas del manillar, elevadores, empuñaduras del manillar, palancas manuales y espejos, así como elementos de la carcasa del motor, tapas de llenado, cubiertas del silenciador de admisión y mucho más.

Justamente, en la estrategia de marketing de la marca, se destaca que “Más que prácticamente cualquier otra motocicleta, la nueva R18 ofrece un diseño altamente personalizable… está equipada con un marco trasero fácilmente extraíble y un conjunto de piezas pintadas fáciles de desmontar. Esto permite un alto grado de libertad para la conversión de la parte trasera del nuevo R18 para adaptarse a las preferencias personales con un esfuerzo relativamente pequeño”.

La idea de la marca es tratar de participar en el mercado y proceso de customización de sus unidades desde la red de concesionarios. Sin embargo, esta característica abre las puertas a los diferentes talleres especializados en la customización y a la imaginación de los propietarios para dar rienda suelta a sus sueños, tal como sucedió con la BMW R nine T, en la cual se introdujo por primera vez este concepto de una fácil customización. Estamos seguros que no tardaremos en ver grandes versiones modificadas de este novedoso y clásico modelo.