El reconocido taller de customización holandés, Ironwood Custom Motorcycle, conocido por sus creaciones basadas en modelos de motocicletas BMW, ha presentado su último trabajo bajo el nombre de BMW R 1250 GS Dominator.

Se trata de una BMW 1250 GS transformada en una café racer de aspecto futurista futurista, con la que celebran el dominio de esta maxitrail en el mercado holandés.

Para esta última creación, los desarrolladores no han tenido reparo en realizar un alto número de cambios en una motocicleta nueva R 1250 GS, modelo de reciente lanzamiento en el 2019, pero gracias al talento y capacidad de su personal, la decisión de su líder Arjan van den Boom y la colaboración de BMW Motorrad Holanda, ha nacido la motocicleta Dominator, cuyo nombre obedece precisamente al dominio en el mercado de este modelo de BMW Motorrad.

El diseño ofrece una motocicleta, tradicionalmente aventurera, con estilo cafe racer futurista, lo que ha planteado altos niveles de dificultad debido a la complejidad estructural el modelo original. El resultado presenta una carrocería con distintas piezas de aluminio montadas en el chasis y un tanque de combustible más estrecho, sobre el cual fue montado un reloj de la firma TW Steel, que también quiso participar en este proyecto.

Por otro lado se ha eliminado la caja de admisión original y en su lugar se colocaron dos filtros de alto flujo de DNA Performance, que se abrazan a unos conductos artesanales. En la parte delantera se montó el sistema DRL de la S 1000 XR y detrás el grupo óptico de la S 1000 RR, manteniendo el esfuerzo por utilizar elementos propios de BMW en la construcción de la Dominator.

Otros elementos que resaltan en esta espectacular motocicleta son: Un sistema BMW Telelever modificado para reducir la altura frontal de la motocicleta; rines de fibra de carbono de la marca Rotobox de 17, con neumáticos “de lluvia” Metzeler Racetec RR en medidas 120/70-17” y 190/55-17”; tapas de las culatas de aluminio mecanizado de la línea Option 719 de BMW Motorrad, así como las pinzas delanteras Brembo procedentes de una R 1250 R, y las bombas de freno y de embrague Magura. También llaman la atención el pequeño asiento monoplaza tapizado en cuero y los puños realizados a juego.

El responsable del proyecto ha comentado que “no ha sido fácil transformar una moto tan compleja como la BMW R 1250 GS, sobre todo cuando estás acostumbrado a trabajar sobre motos clásicas mucho más sencillas, pero tras muchas horas de trabajo y un sinfín de quebraderos de cabeza, al final estamos muy contentos con el resultado que hemos logrado”.