El Scooter BMW C 1 fue lanzado al mercado en el año 2001, en donde se vendieron cerca de 10,614 unidades en ese mismo año. Teniendo un motor de cuatro tiempos monocilíndrico de cuatro válvulas y refrigerado por agua. La alimentación corresponde a un sistema de inyección digital desarrollado por la firma alemana.

Solamente se hicieron dos modelos en numerosos diseños diferentes y con una amplia gama de accesorios, el BMW C1 125 con un motor de 124cc y el BMW C1 200 con un motor de 176cc.

La intención de la marca alemana lanzando el Scooter fue proporcionarle a sus clientes un medio de transporte que tuviera la misma seguridad y confort que un automóvil. Lo más novedoso del BMW C1 fue que no era necesario utilizar casco de seguridad ya que contaba con dos cinturones de seguridad, un sistema de antibloqueo de frenos y zonas de absorción frontales y laterales en caso de impacto, los únicos países en los que era obligatorio el casco de seguridad debido a las normas fueron Suecia y Gran Bretaña, en el resto se permitió su conducción tal y como BMW pretendió desde el primer momento.

Las versiones más vendidas fueron en la básica que se ofreció con colores naranja o jade; en diseño bicolor y con una guantera en la parte anterior del carenado, y la Excecutive propia para gente de negocios en un color más serio como es el grafito metalizado, un soporte para el teléfono móvil, varias guanteras y otros accesorios. Entre las opciones se encuentran el ABS, el techo desmontable así como asiento y estriberas para un segundo pasajero que, a diferencia del conductor, debe de usar un casco al posicionarse fuera de la célula de seguridad.

El Scooter ha pasado a ser un objeto de culto entre muchos usuarios. Incluso en varios países europeos se propagan clubs y foros en Internet que ayudan a mantener este vehículo en marcha al más bajo precio posible. Algunos propietarios llegan a ser dueños de hasta cinco o seis BMW C1.