BOXER MOTORS
Search
Close this search box.

LOS ÓRGANOS MÁS VULNERABLES DEL MOTOCICLISTA: PROTECCIÓN DE CARA, OJOS Y MANOS

LOS ÓRGANOS MÁS VULNERABLES DEL MOTOCICLISTA

Los ojos, inapreciables y frágiles, son los órganos más expuestos al riesgo durante un viaje en motocicleta. Cualquiera de los incontables objetos (piedrecillas, fragmentos de tornillo y desechos de todo tipo) que las llantas de los otros vehículos lanzan a la velocidad de un proyectil, puede causarle un daño irreversible al motociclista que no porte la protección adecuada. No menos vulnerables resultan nuestras manos.

Aunque los reglamentos de tránsito suelen establecer como obligatorio el uso del casco para los motociclistas, no sucede lo mismo ni con los guantes ni con los anteojos protectores o goggles; su utilización se le deja al criterio de cada ciudadano. Algunos motociclistas confían en que un parabrisas les dará suficiente protección, mientras otros se limitan a ponerse anteojos a prueba de golpes.

Sin embargo, con frecuencia el motociclista se enfrenta con remolinos y ráfagas que arrojan polvo y diversas partículas contra el rostro; el parabrisas no puede librar al conductor contra tales eventualidades, ni contra los insectos; los anteojos, ciertamente amparan la vista, pero no el rostro de quien los porta; además, como no pueden aislar completamente los ojos del polvo, el motociclista puede hallarse de súbito con un intenso lagrimeo que en pleno trayecto puede originar unas situaciones muy comprometidas.

La mejor protección se obtiene mediante los cascos integrales, un avance que ya tiene varias décadas y que se ha perfeccionado en forma extraordinaria durante los años recientes.

LA PROTECCIÓN PARA LOS OJOS

El casco integral se complementa con la visera, que ampara la zona de los ojos; las viseras se obtienen en una amplia variedad de diseños, que se adaptan sin dificultades a los diversos estilos de cascos.

Las más cómodas se abren hacia arriba. Es vital asegurarse que esté completamente sujeta al casco; debe ser resistente a los impactos y libre de ralladuras. Las ralladuras pueden refractar la luz y empañar la visión. Las viseras se pueden limpiar con una solución suave de agua y jabón o con algún buen producto limpiador de plásticos. Asegúrese que la visera que elija esté diseñada para su casco y que no interfiera con sus anteojos. Las viseras polarizadas están concebidas para usarse únicamente de día. Siempre que maneje de noche o bajo condiciones de mala iluminación, use una visera transparente. 

En cuanto a los Goggles, como ya lo dijimos, proporcionan una buena protección para los ojos, pero no para las demás áreas de la carra. Otro inconveniente es que pueden reducir la visión periférica. A diferencia de las viseras, los goggles se colocan sobre el casco, así que debe asegurarse de que estén bien sujetos, de lo contrario se moverán o incluso acabarán por soltarse. Como las viseras, los goggles deben mantenerse limpios cuando se maneja de noche o cuando la iluminación no es la ideal.

Los lentes inastillables salvaguardan los ojos, pero la mayoría de los estilos no nos libran del aire que hace llorar los ojos. En cambio, los goggles no sólo proporcionan protección a los ojos, por lo general protegen además contra el viento. En todos los casos, los protectores para los ojos deben cumplir los siguientes requisitos: ser inastillables, permanecer bien sujetos, ser transparentes, resistir impactos y penetraciones, amén de no estorbar la visión periférica.

LA PROTECCIÓN PARA LAS MANOS

Aún quedan demasiados motociclistas que desdeñan los guantes, a veces porque los consideran incómodos, a veces simplemente porque desconocen hasta qué grado incrementan la seguridad del conductor. Los guantes con dedos completos —a diferencia de los mitones— protegen a las manos del viento, el sol, el calor y el frío. Los guantes ajustados contribuyen a mejorar el agarre del manubrio y por consiguiente el control sobre la máquina. Asimismo, reducen la fatiga en las manos. Los modernos guantes, de tipo rígido y reforzado, ayudan a proteger las manos en el caso de una caída. Los guantes confeccionados específicamente para los motociclistas tienen las costuras en el exterior para prevenir las irritaciones y están curveados para proporcionar un agarre natural alrededor del mango del manubrio. Si los guantes son muy abultados, pueden entorpecer el manejo de los controles. Unos guantes muy apretados, pueden obstruir la circulación de la sangre.

Los guantes cumplen otras funciones: evitan que el aire frío penetre por las mangas, al tiempo que protegen a la muñeca. Ahora bien, debe elegirse el modelo de acuerdo al clima y a la época del año: para el verano hay guantes ligeros y para el invierno, hay modelos que proporcionan un buen aislamiento.

No olvide que el manejo responsable y con el equipo adecuado es uno de los atributos que distinguen al motociclismo de alto nivel.

Scroll to Top