Desde el inicio de la empresa en 1853, Tissot se ha mantenido constantemente a la vanguardia de la evolución de la mecánica y la tecnología relojeras, desde sus relojes de bolsillo de la década de 1850 hasta la introducción del primer reloj con pantalla táctil del mundo con el T-Touch en 1999. La marca continúa la tradición hoy en día, y continúa ampliando los límites de lo que es posible en el ámbito de la relojería con la presentación del nuevo reloj inteligente solar T-Touch Connect.

Junto con una pulsera de metal o una banda de goma roja o negra, el reloj está construido alrededor de una caja de titanio con acabado satinado de 47 mm con la opción de un revestimiento de PVD negro o dorado y un bisel de cerámica grabada. Lo más destacado es el uso de celdas fotovoltaicas que están incrustadas debajo del dial que brindan al reloj capacidades de carga solar que, cuando se combinan con los componentes de alta eficiencia energética del T-Touch CS, permiten que dure hasta seis meses sin necesidad de enchufarlo.

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ