¿Cómo tomar correctamente una curva en moto?

La conducción en moto, es una experiencia que no te deja indiferente; es una auténtica aventura nada comparable a la experiencia con el manejo de otro tipo de automóvil.

Conducir una moto exige del motorista preparación y prudencia: lo más importante es minimizar los riesgos, ya que cualquier error o despiste puede resultar mortal. En 2016 el número de motoristas víctimas en accidentes de tráfico ascendió a 343 – el 68% en carretera –, en gran medida a causa de salidas de vía y en fines de semana.

Tanto si te consideras un motorista novato, como todo un veterano sobre dos ruedas en la carretera, desde Boxer Motors te invitamos a tomar MUY en cuenta los siguientes consejos para trazar una curva en moto de forma correcta y segura. Presta atención:

Mantenerse humilde

Una de las reglas de oro en la conducción de motos es conducir dentro de las propias capacidades y conocimientos. Cada motorista debe conocer sus posibilidades y hacer las cosas al ritmo que sabe. No pretendas demostrar nada a nadie, ni si quiera a ti mismo. Corres el riesgo de que solo puedas demostrarlo una vez, porque ya no haya vuelta atrás.

Acoplado a la moto

Es clave mantener una posición correcta sobre la moto. Durante la conducción, la postura del motorista debe ser relajada y acoplada a la moto. El cuerpo no excesivamente erguido y las rodillas ceñidas al depósito de combustible, esto permite obtener mayor aerodinamismo. Los codos, ni pegados ni separados del cuerpo, para permitir la movilidad de los brazos.

No apurar

Inclínate, pero no te tumbes. Como motorista, reduce la velocidad frenando y bajando de marcha procurando ocupar la parte exterior de tu carril, así consigues un radio de giro lo más amplio posible.

En el punto de giro, el más lento de la maniobra, deja de frenar e inclina la moto. Si te ves “obligado a tumbarla”, es que tu velocidad no es adecuada.

Dentro de la curva, abre gas solamente para dosificar la aceleración y mantener la velocidad constante durante toda la trazada.

No te salgas de tu carril

Durante la inclinación debes mantenerte siempre dentro de tu carril. Bajo ningún concepto invadas el lado contrario, ni con tu moto ni con tu cuerpo: un impacto frontal suele tener una escasísima probabilidad de salir con vida.

Ante imprevistos (gravilla suelta, baches u obstáculos), el motorista que mantiene su margen de seguridad puede reaccionar a tiempo ante dichos percances.
Si has realizado una trazada adecuada, la salida de la curva será el momento más cómodo y desahogado del giro, para enderezar la moto y acelerar progresivamente. Hasta la siguiente curva.