BMW Motorrad es líder en el uso de fibra de carbono en vehículos. En 2018 la marca presentó la motocicleta de carreras de alta gama BMW HP4 Race, diseñada para uso exclusivo en pista y de la cual únicamente se fabricaron 750 unidades. En el diseño de ese modelo se cuenta ya con un chasis de fibra de carbono con un cuadro que pesa solo 7,8 kg. Ahora parece que la compañía planea utilizar fibra de carbono en una motocicleta producida en serie. Con la experiencia de BMW con la fibra de carbono en los automóviles i8 e i3, la compañía está a la vanguardia en el uso de materiales avanzados en vehículos de producción.

Tomando prestado de un elemento de diseño utilizado en los autos de carrera, la patente de BMW de la nueva motocicleta incluye un basculante que se integrará en el chasis principal. Se utilizará fibra de carbono en la pieza, lo que permite la rigidez en una dirección y la flexibilidad en otra, lo cual es crucial para absorber los golpes y mantener la estabilidad. Los autos de carreras han confiado en la flexibilidad y la resistencia de la fibra de carbono en sus diseños de suspensión durante años, lo que reduce el peso y mejora la aerodinámica, lo que lleva a mejores tiempos de vuelta.

Se seguirá utilizando un resorte y un amortiguador convencionales, lo que permite el ajuste de la suspensión. Aún queda mucho por ver, pero el diseño y los planos de la patente hacen que valga la pena esperar este desarrollo de BMW Motorrad.