La primer fecha del Endurance World Championship dejó como resultado un podio para el equipo oficial de BMW Motorrad World Endurance Team, gracias al gran desempeño de los pilotos, la nueva S1000RR con el apoyo directo de Dunlop… y un poco de suerte.

Tras haber terminado en cuarto lugar de la clasificación general, el equipo de marca BMW Motorrad ascendió al podio después de que a la escudería Team ERC Endurance (que también monta motocicletas BMW) le fuera retirada la posición de honor.

Después del escrutinio posterior a la carrera de Bol d’Or, el jurado de la FIM decidió degradar al Equipo ERC Endurance por incumplimiento de la norma sobre la capacidad del tanque de combustible. El equipo alemán ERC Endurance, que también monta motocicletas BMW, terminó cediendo el lugar a los debutantes.

Pese a no haber conquistado el podio dentro de la carrera, este resultado es importante ya que se refleja directamente en el puntaje y posiciones del campeonato cuando la temporada es joven, además de que también es el fruto del gran desempeño mostrado por los pilotos y las acertadas modificaciones especiales a la BMW S1000 RR para la competencia por parte del equipo de ingenieros.

Es importante recordar que esta carrera marcó el regreso oficial a la competencia por parte del fabricante al frente de un equipo dentro del EWC, tras haber iniciado el proyecto apenas en julio pasado, y los esfuerzos por conjuntar al equipo y la triada de intrépidos y exitosos pilotos Kenny Foray (FRA), Julian Puffe (GER) e Ilya Mikhalchik (UKR), quienes con pocas horas de vuelo a bordo de las motocicletas han podido dominarlas para estar dentro de la pelea durante toda la carrera.

Definitivamente este resultado augura buenas cosas para el equipo en la temporada 2019-2020, dentro de un proyecto trazado a tres años para ir ganando experiencia, acumular podios y finalmente conquistar el campeonato. La ruta trazada es la del esfuerzo y la constancia, pero con el objetivo claro, de la mano de los tres jóvenes conductores.