BOXER MOTORS
Search
Close this search box.

RAPP MOTORENWERKE: CONVICCIÓN DE GRAN ALCANCE

RAPP MOTORENWERKE DESTACADA

Rapp Motorenwerke GmbH fue un fabricante de motores de aviones en Alemania. Tuvo diversas modificaciones a finales del siglo XX y luego fue sometido a numerosas fusiones, antes de convertirse en BMW.

Karl Rapp y Julius Auspitzer fundaron Karl Rapp Motorenwerke GmbH (Rapp Motorenwerke) con un capital social equivalente a 200,000 euros actuales, el 28 de octubre de 1913. Auspitzer era el único accionista de la empresa y Karl Rapp dirigía la parte operativa.

La idea era construir y vender motores de todo tipo, en particular de combustión interna para aviones y vehículos de motor. Además, se proponían la construcción de un motor para el segundo rally Kaiserpreis (Trofeo de Kaiser), pero no lo terminaron a tiempo.

Antes de la Primera Guerra Mundial, produjeron motores de seis cilindros en línea y aeromotores V8 refrigerados por agua. Todos los diseños de Rapp tenían levas en cabeza, con revestimientos de acero. Los aeromotores producidos por Rapp se distinguían fácilmente de los otros (Mercedes Benz, Basse, Selve, etc.), ya que el eje vertical que conduce el árbol de levas se ubicaba en los cilindros, en lugar de en la parte trasera. Además de que todos sus cilindros se fabricaban en pares.

Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, las autoridades militares alemanas encomendaron pedidos a Rapp Motorenwerke. Con la afluencia de capitales, la compañía se expandió rápidamente y empleó a 370 trabajadores en 1915. En respuesta a una comisión de las autoridades militares alemanas, Karl Rapp aumentó la producción de su motor Rapp III de 150 a 175 caballos de fuerza.

Sin embargo, estos cambios por encargo provocaban que el motor fuera muy pesado y que produjera fuertes vibraciones, por lo que no logró ningún éxito comercial. Incluso una versión revisada, con cuatro válvulas por cilindro, del Rapp III no fue capaz de rectificar esta situación. Fue entonces que el nombre Rapp sufrió hasta el punto que los departamentos militares ya no compraron los motores de su empresa.

PRODUCCIÓN DE GUERRA

Al comienzo de la Primera Guerra Mundial, la compañía fue una de las empresas bávaras clave para el esfuerzo de los combates, y parecía haber ganado cierta reputación, a pesar de que ninguno de los diseños y desarrollos lograba un éxito real. El ejército prusiano, por ejemplo; describía a los motores Rapp como inadecuados.

Franz Josef Popp había notado que las instalaciones de Rapp Motorenwerke eran ideales para la producción de motores, que tenían la mano de obra y el equipo necesarios.

De esta forma, Popp presionó a la compañía para producir, bajo licencia, el motor de la aeronave Austro Daimler de 12 cilindros. Popp logró convencer a la Administración del Ejército de Baviera y a la Oficina Naval del Imperio Austro-Húngaro de comprar motores Rapp licenciados a través de Austro-Daimler. En nombre del Ministerio de guerra austríaco, Franz Josef Popp fue designado para supervisar el cumplimiento de la orden en Múnich.

Fue también la persona que convenció a Max Friz, un diseñador de motores de avión, y al ingeniero Daimler, de que fueran a Múnich para unirse al desarrollo y expansión de la empresa.

Con la llegada de Friz en 1916, a partir de los diseños originales, Rapp comenzó la tarea de crear un motor de avión “de gran altura”, que daría superioridad estratégica aérea al Ejército Imperial en combate. En 1917 quedó marcado para la historia el avance de Friz y su equipo de ingenieros, quienes consiguieron desarrollar el motor tipo III.

BMW TIPO III

El 20 de mayo de 1917, Rapp Motorenwerke registró la documentación para el diseño del nuevo motor denominado «Tipo III», basado en el diseño original de Karl Rapp, que se presentó como un modelo en línea de seis cilindros, que garantizaba equilibrio óptimo, con vibraciones pequeñas.

El motor fue un éxito, pero el verdadero avance se produjo en 1917, cuando Friz integró una mariposa en el «carburador de gran altitud», lo que permitía que el motor desarrollara sus revoluciones al cien por ciento.

Esta es precisamente la razón por la cual el motor, ahora conocido como «tipo III», tenía superioridad única en el combate aéreo. Franz Zeno Diemer, el aviador pionero y piloto de pruebas de la empresa, estableció un récord mundial de altitud con 32.000 pies (9,760 m) de vuelo en 1919, volando un F DFW 37/III (aparato experimental de dos plazas, a menudo referido como el C-IV) con un motor de avión BMW Tipo IV.

En septiembre del mismo año, Diemer establece otro récord mundial de altitud, éste para un avión de pasajeros (ocho personas a bordo, 6,750 metros) en un Ju F-13 propulsado por un motor de avión BMW III.

RAPP MOTORENWERKE SE TRANSFORMA EN BMW

El motor BMW IV estableció el récord mundial de altitud en 1919 con la ayuda de Franz Zeno Diemer. La decisión de la administración del ejército prusiano para ordenar 600 unidades del innovador motor de avión de gran altitud (nombre del proyecto «BBE»), impulsó la reorganización de la estructura legal de la empresa. El motor de avión desarrollado por Friz, había convertido a Rapp Motorenwerke en un colaborador esencial para el esfuerzo bélico de la noche a la mañana.

A partir de mediados de 1917, la empresa que probablemente habría desaparecido de la historia, ahora disfrutaba de toda la atención de las fuerzas armadas y otros organismos gubernamentales.

Le fluían grandes subsidios y la empresa en Múnich recibía órdenes de producción bien financiadas. El reconocimiento que Max Friz ganó con su motor, dejó en claro a todos los directivos que hasta ahora Karl Rapp y sus diseños eran inadecuados.

En Friz ahora tenían un excelente jefe de diseño y ya no dependían de Rapp; por lo tanto, el 25 de julio 1917, los socios de la empresa dieron por terminado el contrato de Karl Rapp.

Cuando la partida de Rapp fue definitiva, tenía que tomarse otra decisión importante. Si el hombre que le había prestado su nombre a la compañía estaba por salir de ella, ésta naturalmente requería uno nuevo.

Así, el 21 de julio de 1917, la Rapp Motorenwerke GmbH fue rebautizada como Bayerische Motorenwerke GmbH; fue la primera compañía en llevar este nombre y en utilizar la abreviatura «BMW». BMW AG reconoce que esta fecha marca el comienzo oficial de la empresa que hoy tanto conocemos y apreciamos. La partida de Karl Rapp activó una reestructuración fundamental de BMW GmbH: mientras que la parte de desarrollo fue puesto en manos de Max Friz como Jefe de Diseño, Franz Josef Popp asumió el cargo de Director General. Hasta el final de la guerra, los aeromotores fueron los únicos productos de la empresa.

Scroll to Top